Haz que tu dieta funcione para TI


Es posible que no lo notes, pero tienes en tus manos una herramienta que usas todos los días y que puede impactar sobre tu salud. Esta herramienta puede dañar o mejorar tu cuerpo.

Puede aumentar el riesgo de enfermedad metabólica y cardiovascular, o puede brindarle al cuerpo la fuerza que necesita para evitar las enfermedades y sentirse mejor. La forma en que uses esta herramienta es increíblemente importante.

Esta herramienta es la nutrición, que incluye su dieta general y cada elección alimentaria que haces cada día por ti mismo. Cada comida y bocadillo representa una posibilidad de hacer que tu dieta funcione para ti.

Ahora que piensas en la alimentación como una herramienta para la salud, analiza cómo puedes hacer un uso más eficiente de ella. Incluso algunos cambios simples en tu dieta y en tu estilo de vida pueden marcar una diferencia notable en la mejora de tu salud mental y física. Por ejemplo, podría sorprenderte saber que tu estómago y tu tracto digestivo trabajan estrechamente con tu cerebro y tu sistema nervioso. Esta conexión vital afecta directamente tu salud física y mental.

Tu tracto digestivo afecta la química cerebral debido a los millones de neuronas, hormonas y químicos que van de un lado al otro entre el intestino y el estómago.

¿Sabías que...

  • hasta el 90 % de la serotonina se produce en el intestino? La serotonina es un neurotransmisor que afecta tu estado de ánimo.
  • casi el 70 % del sistema inmunitario está alojado en el intestino? Tu sistema digestivo te brinda resistencia en contra de las enfermedades.
  • la irritación gastrointestinal puede enviar señales al sistema nervioso central, estimulando la ansiedad o la depresión? También puede funcionar a la inversa. ¿Alguna vez has tenido una sensación de nerviosismo en el estómago? O quizás, por momentos, has confiado en tu instinto.

Tus intestinos y tu cerebro

Los investigadores creen que nuestro sistema digestivo es algo así como un “segundo cerebro” y compone lo que se conoce como sistema nervioso intestinal. Tu sistema nervioso central y tu sistema nervioso intestinal trabajan juntos, y este es un motivo importante para prestar atención a lo que comes. Hacer cambios positivos en tu dieta puede producir mejoras en tu salud física y mental.

Gut health

Cómo equilibrar tu sistema digestivo

Probablemente ya sepas que incluir muchas verduras, frutas y cereales integrales en tu dieta es importante para mantenerte sano y evitar las enfermedades. Dentro de estos grupos hay ciertos alimentos que también ayudan a conservar el sistema digestivo equilibrado y bien provisto con lo que requiere para crear las hormonas y las señales que se trasladan entre tu sistema digestivo y tu cerebro.

Good gut bacteria

Hay aproximadamente 100 trillones de microorganismos en el intestino humano.

Los prebióticos y los probióticos son un buen ejemplo de una interacción equilibrada dentro del intestino:

  • Los prebióticos son un tipo de fibra que contiene carbohidratos que actúan como alimentos que estimulan las bacterias saludables y útiles en el intestino.
  • Los probióticos son cepas vivas, específicas, de bacterias útiles. Tienen un rol en tu salud de diversas maneras. Son vitales para la digestión y la absorción de los nutrientes y para reforzar nuestro sistema inmunitario.

Estas son algunas fuentes de alimentos prebióticos y probióticos que son fáciles de añadir a tu dieta.

Foods for gut health

Alimentos prebióticos

  • Verduras: cebollas, ajo, alcachofas, repollo, espárragos, frijoles verdes, guisantes, maíz dulce.
  • Legumbres: garbanzos, lentejas, frijoles colorados, porotos de soja.
  • Frutas: manzanas, bananas, frutas secas, mandarinas, duraznos blancos, sandía.
  • Granos y otras fuentes: avenas, pan de centeno, pasta, salvado de trigo, pan de trigo, anacardos, pistachos, miel y polvos de fibra que se mezclan con líquidos.

Alimentos probióticos

  • Lácteos: yogurt, queso cottage, quesos añejados, suero de mantequilla, kéfir.
  • Alimentos fermentados: chucrut, kimchi, vegetales encurtidos, tempeh, miso, kombucha, vinagre de sidra de manzana, aceitunas en salmuera, kvass.

Los efectos de la salud intestinal en tu cuerpo

Las investigaciones demuestran que un intestino sano respalda la producción de químicos que afectan su estado de ánimo y actúan como una protección contra la respuesta de estrés de tu cuerpo. Hay otras evidencias de que los químicos que se producen en el intestino afectan el sueño, el apetito y la absorción de nutrientes.

La nutrición tiene un papel importante en la prevención de las enfermedades metabólicas y cardiovasculares, por lo que es un bono agregado que también contribuya a una mejor salud mental. Tu dieta alimenta y fortalece el inicio mismo de la red de salud de todo tu cuerpo: tu intestino.