Automedicación


Cuando sientes dolor emocional o estás lidiando con síntomas problemáticos de enfermedades físicas o mentales, podría ser tentador intentar anestesiar estas señales.

Podrías recurrir al alcohol, usar drogas ilegales o incluso drogas legales, pero en dosis inadecuadas para alcanzar un efecto deseado. Incluso podrías darte atracones de alimentos poco saludables como una forma de reconfortarte o podrías fumar cigarrillos para intentar aplacar la ansiedad o manejar el estrés. Esto se conoce como automedicación y puede llevar a un grave abuso de sustancias.

El alcohol, los medicamentos recetados, las drogas ilícitas, los cigarrillos o la marihuana son las sustancias de las que se hace abuso con mayor frecuencia.

Para las personas con condiciones de salud mental, esto es especialmente grave:

  • Las personas con condiciones de salud mental graves o trastornos de abuso de sustancias representan cerca del 25 % de la población adulta, sin embargo, este porcentaje consume el 40 % de los cigarrillos que se venden en los Estados Unidos.
  • Casi el 70-85 % de las personas con esquizofrenia, y casi el 50-70 % de las personas con trastorno bipolar fuman cigarrillos.

Uso de sustancias para cambiar cómo te sientes

Seamos honestos, estos hábitos de afrontamiento no son saludables. Pero quizás te han permitido disminuir momentáneamente el dolor de cosas que son muy difíciles de enfrentar. Es hora de romper el ciclo, de entender mejor tu cuerpo y de sentirte mejor a largo plazo. No solo por algunos momentos fugaces.

La automedicación como parche para las emociones u otros síntomas es simplemente eso: un parche. Puedes sentirte mejor a corto plazo, pero las estrategias de afrontamiento negativas como beber alcohol o fumar no brindan un alivio prolongado de los síntomas. En cambio, el abuso de sustancias interfiere con los métodos comprobados de tratamiento y causa problemas de salud a largo plazo que empeoran mucho los resultados mentales y físicos.

Riesgos y efectos secundarios de la automedicación

La automedicación conlleva riesgos. El peligro más importante de la automedicación, con cualquier droga, es la sobredosis. En 2020 en los Estados Unidos, las muertes por sobredosis superaron las 94,000. Además, hay otro peligro en la forma en que múltiples sustancias interactúan con el cuerpo, si se incluyen los medicamentos recetados y el alcohol.

Gráfico: En 2020 en los Estados Unidos, las muertes por sobredosis superaron las 94,000

La falta de tratamiento de una necesidad física o psicológica subyacente y el uso de sustancias que causan abuso y dependencia te ponen en riesgo grave de muchas otras maneras:

  • A medida que estas sustancias circulan por el cuerpo, provocan daños en el cerebro, el corazón, los pulmones, el hígado y otros sistemas del cuerpo. Los efectos inmediatos pueden incluir aumentos en la presión arterial, accidente cerebrovascular y psicosis.
  • El abuso de sustancias puede provocar interrupción del apetito, lo que impide que el cuerpo adquiera los nutrientes necesarios. Si no tienen la potencia suficiente para funcionar o curarse, los sistemas corporales que antes estaban sanos comienzan a fallar.
  • El abuso de sustancias de largo plazo puede causar cáncer, enfermedad cardiaca y pulmonar, y un empeoramiento dramático de las condiciones de salud mental.

Si no buscas ayuda para los síntomas físicos o mentales también podría significar que no estás completamente al tanto de lo que se debe abordar. O podría significar que has estado usando automedicación como mecanismo de superación durante tanto tiempo que simplemente pasas por alto los síntomas. Pero si crees que tu tendencia a automedicarte ha empeorado y estás listo para usar formas más eficaces de manejar los síntomas, busca asesoramiento médico sobre cómo comenzar. La interrupción repentina a veces puede llevar a complicaciones médicas graves como crisis epilépticas o presión arterial alta grave. Da el primer paso y llama a tu médico.

Tienes opciones

Hay esperanza. Todos podemos recuperarnos. Hay tratamientos disponibles para estabilizar el estado de ánimo y el sueño, mejorar tu salud mental y para ayudarte a alcanzar un bienestar integral que pueda liberarte del yugo del abuso de sustancias.

También hay muchas formas saludables en las que puedes abordar las ansias, mejorar tu resiliencia y crear éxito para ti mismo, que incluyen nutrición, habilidades de superación alternativas y actividades físicas dirigidas.

Solo tienes que dar el primer paso.

Automedicación: Autorevisión

Sin presiones, no hay respuestas correctas ni incorrectas. Simplemente es información para ayudarte a encaminarte para alcanzar tus objetivos médicos.

  1. La automedicación implica que uso mis propias formas de sobrellevar las cosas. ¿Uso sustancias poco saludables para sentirme mejor?
    Respuesta: Desde el momento en que nacemos y aprendemos a navegar este mundo, descubrimos comportamientos que nos ayudan a sobrevivir.
    Si respondiste “Sí”, entonces cambiar los comportamientos de automedicación no saludables por hábitos que protejan y mejoren tu salud es un objetivo que puedes lograr.
    Si respondiste “No”, sigue buscando opciones de estilo de vida saludables y agrega algunas nuevas formas de manejar los síntomas.
  2. Cuando me siento mal, estresado o sufro dolor, en lo primero que pienso es en...
    Respuesta: Las personas usan la comida, el cigarrillo, el alcohol o las drogas en lugar de buscar ayuda para tratar sus síntomas. Sin embargo, pensar en la automedicación y hacer algo al respecto son dos cosas diferentes. Habla con tu médico y cuenta con un plan para abordar la tentación y las ansias.
  3. Mientras más cerca estoy de entenderme y escucharme, menos inclinado me siento a automedicarme con sustancias. ¿Verdadero o falso?
    Respuesta: Verdadero. Comprender totalmente tus propios comportamientos y motivaciones requiere trabajo. Pero puedes hacerlo, y no estás solo.
  4. Ahora que sé que puedo controlar mis elecciones y mi salud, seré amable conmigo mismo. ¿Verdadero o falso?
    Respuesta: Verdadero. Esperamos que puedas aceptar la autocompasión en tu recorrido a una mejor salud. La información es poder, por lo que mientras más informado estés, mejor te irá. Si respondiste “Falso”, NAMI está disponible para ayudarte y brindarte información y recursos para que puedas alcanzar tus objetivos de recuperación.